Archivo de la categoría: Magdalena Schroeder

Anthony Bowne: un imprescindible autor en formación literaria temprana

En mi opinión personal, Anthony Browne es un autor absolutamente imprescindible para contribuir a una sólida y apta formación literaria en la primera infancia. Dado el hecho de que es un autor creativo, multifacético, incita a la indagación a través de sus obras, refleja situaciones con las que los niños se sienten plenamente identificados, y hacen de su lectura un momento placentero y satisfactorio en lugar de un deber aburrido y banal, considero que Browne es un artista y autor que no debiera por ningún motivo dejar de leerse en esta época tan importante y determinante en la vida de nuestros niños, e incluso, me atrevo a decir que si queremos formar buenos lectores, es precisamente Anthony Browne uno de los autores que debiésemos leer y enseñar a los niños para realizar con éxito este proceso tan esencial.

Es preciso señalar que dado que Browne es un artista, y sus ilustraciones son increíbles, la mayoría –por no decir todos- de quienes se topan con sus obras, no deben esforzarse por comprender ni interpretar las imágenes que en sus obras se encuentran, porque él las ilustra tan bien, que lo único que debe hacer el lector, es apreciarlas y disfrutarlas. Es por esta razón que sus obras incitan al goce estético de la literatura, y la lectura por placer. Ahora bien, si de la experiencia literaria se transmite algún conocimiento o aprendizaje extra, es algo bastante satisfactorio, pero no constituye los principales objetivos de Browne. Él desea que la gente disfrute de sus libros, y no transmitir ni plasmar una moraleja o consejo de vida dentro de sus obras. Es exactamente por esto que considero que este autor se hace imprescindible a la hora de dar los primeros y definitivos pasos al mundo de la literatura, porque el hábito de leer se genera a través del gusto, y así es precisamente como debemos percibir y situar a la literatura: como algo que nos de placer. Aprender a través del arte es una experiencia única e invaluable. En el texto de Helen L. Johnson “Aesthetic experience and early language and literacy development”, podemos extraer el hecho de que la reflexión e imaginación que definen a la experiencia artística en la sala o en cualquier lugar, son importantes en su propia forma: dan vías de conocimiento y construcción y están situadas bajo contextos sociales y culturales; incitan a la reflexión e imaginación, que a su vez son la mezcla perfecta entre cognición y emoción, que es la fusión que más tarde necesitaremos que tengan nuestros futuros lectores. (Johnson, 2007)

Es interesante considerar también, que la intertextualidad que Browne nos proporciona a través de las experiencias visuales que tenemos con sus obras, emociona de sobremanera a los niños que pueden apreciar dicha creación literaria. Los niños que conocen algunas alusiones que el autor hace a cuentos o personajes clásicos de hadas, se emocionan y motivan a seguir leyendo, viendo, o escuchando el texto. Cuando los niños se sienten familiarizados con algo, es mucho más fácil para ellos poder sumergirse en las experiencias que estén viviendo. Lo mismo pasa si conocen elementos presentes en la historia, o relacionan personajes (como la Caperucita Roja, Hansel y Gretel, entre otros) o símbolos que ven en el mismo texto, y luego van hacia delante y hacia atrás buscando conexiones posibles, y cuando las encuentran sienten satisfacción y plenitud, y se motivan a seguir gozando de la obra, y así se va generando un ambiente y una experiencia literaria grata y emocionante. Son precisamente las ventajas de la intra- e intertextualidad en las obras de Browne, lo que Arzipe & Styles nos plantean en su texto “Lectura de imágenes. Los niños interpretan textos visuales.”(2004), entre otras cosas. Quiero destacar también que a través de esta intra e intertextualidad, se genera un interés propio y autónomo antes no descubierto por el lector, que posiblemente lo lleve a interesarse más en el autor, o en el tipo de obras literarias que engloban a la que acaba de leer. Por esto considero este recurso que utiliza Browne como algo muy positivo para generar interés y gusto por la literatura en los futuros lectores, ya que es algo que de verdad surge efecto, y que muy escasos autores logran plasmar con tanta delicadeza y pertinencia como él.

En último lugar, quisiera centrarme en los beneficios que se generan a través de la lectura en voz alta que el adulto le está proporcionando al niño mediante los libros-álbum de Anthony Browne. Aquí se crea una atmósfera de concentración y confianza que no siempre es posible lograr con tanta facilidad como en esta instancia. Los niños al escuchar y ver imágenes se generan preguntas que posteriormente son expuestas al adulto, y luego discutidas entre ambos. Aquí la imagen juega un rol esencial. Estas interacciones post-lectura no se podrían llevar a cabo tan satisfactoriamente si se estuviera leyendo cualquier cuento. Las obras de Anthony Browne  son especialmente reconocidas por eso, se le considera uno de los creadores de los libros-álbum, y es por esto mismo, que las poderosas ilustraciones de este autor hacen un trabajo importantísimo. Como dice Uri Shulevitz en su texto “Qué es un libro álbum” (2005), las palabras no se sostienen por sí solas. Y en este caso, las palabras expuestas por el adulto, son escuchadas por el niño y vistas en la lustración de Browne. Y así, se genera una experiencia completa y satisfactoria de lectura en voz alta, en donde el niño comprende mucho mejor el contenido del texto. Y al entender un texto, queda la motivación por leer más, e ir comprendiendo más, y es así justamente como se desarrolla y fortalece el gusto por le literatura.

Habiendo expuesto ya mis razones por las que creo que Anthony Browne es imprescindible cuando hablamos de formación literaria en niños pequeños, me gustaría preguntarme si hay algún método igual de poderoso que el libro-álbum para generar tan fuertemente el gusto por la literatura. Se hace necesario también contribuir a que este gusto no se pierda y permanezca vivo por siempre. Tratemos de impedir que la televisión le robe protagonismo a la literatura, y logremos que nuestros niños le vean el gusto a leer; debemos erradicar la convicción de que leer es una tarea aburrida que se utiliza como un medio de aprendizaje. La literatura es una experiencia estética, y como toda obra de arte, debe ser usada para el placer y bienestar propio de quien la goce.

Bibliografía:

-Johnson, H. (2007) “Aesthetic experience and early language and literacy development” en Early Child Development and Care, 177:3, 311-320. Nueva York: Routledge

-Arizpe, E. & Styles, M. (2004): Lectura de imágenes. Los niños interpretan textos visuales. Capítulos 2 y 5. México: FCE

-Shulevitz, Uri (2005): “¿Qué es un libro álbum?”, en El libro álbum. Invención y evolución de un género para niños. Venezuela: Banco del Libro.

Anuncios

Reseña de “Cosita Linda”, Anthony Browne

La presente obra es un cuento infantil y se llama “Cosita Linda”. Fue escrita por Anthony Browne y narra la historia de la incondicional amistad entre un gorila y una pequeña gata. Debido al sentimiento de  soledad y aburrimiento que el gorila tenía en el zoológico, sus cuidadores deciden hacerle un regalo: “Linda”, quien siendo muy distinta al gorila, rápidamente roba su corazón y se convierte en su fiel y adorada amiga. Juntos comparten diversas situaciones, se convierten en grandes y cercanos amigos y están dispuestos a lo que sea con tal de seguir uno junto al otro juntos.

Es importante mencionar que Browne se inspiró en un caso real para crear este cuento. En 1974, en la Universidad de Stanford, Koko (una gorila entrenada para comunicarse por lenguaje de signos), manifestó a sus cuidadores que quería un gato porque se sentía muy sola. Ellos accedieron y la gorila adoptó al animalito como si fuera un hijo para ella. El tiempo transcurrió pero un día All Ball (la gatita) desapareció. Este hecho generó en Koko una tristeza enorme que fue capaz de transmitir a sus cuidadores. Luego de esto, se generó un amplio debate en torno a las emociones que los gorilas pueden experimentar, a pesar de ser animales.

El texto está organizado en imágenes respaldadas con texto, y se divide principalmente en tres actos; situación inicial, desarrollo del relato y desenlace.

En primera instancia, se describe al gorila y su facultad de comunicarse mediante el lenguaje de signos con los adultos a su cargo. Es de esta misma manera, que el gorila informa a sus cuidadores que se siente solo y quiere un amigo con quien jugar y compartir. Debido a esto, a ellos se les ocurre darle al gorila una pequeña gatita llamada “Linda”, para que lo acompañe. Sin embargo, le advierten que no le haga daño, ya que es muy pequeñita y frágil. Lo interesante es que ocurre todo lo contrario. El gorila le da leche, miel, la cuida, hacen todo juntos y tienen una complicidad impactante. Muy pronto se hacen inseparables y forjan una amistad que trasciende género, raza y especie (hecho que recalca la idea central del texto: pueden crearse grandes amistades a pesar de la diversidad de sus integrantes).

Luego, se sitúa a ambos personajes (gorila y gatita) viendo televisión juntos. Según las ilustraciones del cuento y lo que nos cuentan las palabras, el gorila comienza a enojarse al ver la película, y su enojo aumenta tanto, que llega al punto de enfurecerse y romper la televisión en que veían dicha película. Debido al gran estruendo que hizo el televisor al caer al suelo, llegan los cuidadores a ver qué estaba sucediendo en la habitación. Al entrar descubren el aparato en el suelo y al gorila y a la gatita con caras de culpabilidad. Enseguida miran al gorila para culparlo y es entonces cuando él y la gatita se miran de manera cómplice y decidida. Los cuidadores hacen la pregunta de rigor y es aquí en donde la gatita (haciendo uso del lenguaje de señas, que presumo el gorila debió haberle enseñado en algún momento), deja en claro que había sido ella quien lo rompió.

Finalmente, todos ríen y el gorila no es reprimido. El cuento termina con ambos personajes principales mirándose a los ojos y riendo debido a un secreto que los mantendrá unidos para siempre: la pequeña gatita salvó a su amigo gorila de un castigo que si merecía, y se arriesgó a cargar con la culpa de algo que no cometió realmente.

La lealtad que demostró la gatita por su amigo y bienestar es algo admirable en las relaciones sociales, que de seguro es un valor que Browne buscaba resaltar para los niños que leen esta historia.

En relación a la calificación valórica de la obra, cabe destacar que es un cuento completo y consistente que entrega un mensaje preciso de manera lúdica y tierna: la amistad puede darse entre tipos de personas (o animales) muy distintos, y no importa cuán diferentes sean, pues los lazos que crean están a la misma altura que las amistades entre iguales.

La historia es pertinente y adecuada para el público al que está dirigida: niños entre 5 y 8 años. Son edades en donde los niños van conociendo, formando y fortaleciendo el concepto de amistad, y encuentro muy positivo que Browne les dé una visión nueva de la misma, que contribuya a hacerlos entender que la amistad trasciende género, raza, especie, etc., y que si quieren, pueden tener una diversidad de amigos impresionante.

Anthony Browne hace un riguroso trabajo al recalcar que las criaturas “grandes” como los gorilas, también tienen un lado tierno y sensible, y que no por el hecho de ser aparentemente más fuertes por fuera, son necesariamente de la misma manera en su interior. Todas las criaturas necesitan afecto, preocupación y amistad; hecho que debe ser comprendido por los niños que lean y/o escuchen la historia.

Considero también muy rescatable y positivo que Browne destaque la importancia de la lealtad y confianza en la amistad, virtudes que si no estuvieran presentes, imposibilitarían concretar una verdadera y fuerte relación amistosa entre los participantes.

A modo de conclusión, me gustaría señalar que Browne cumple su objetivo al transmitir una noción de amistad que no siempre está presente en nuestra vida diaria: estar abiertos a la diversidad. Aspecto que es importantísimo a la hora de establecer relaciones de todo tipo, pues uno no debe cerrarse a un mismo círculo o tipo de personas, porque a veces, es la gente más distinta a ti quienes se encargan de llenar tu vida de nuevas experiencias y vivencias que realmente enriquecen tu día a día.

La historia del gorila y Linda es algo que no debemos dejar tan solo en la teoría (lectura), sino que debemos intentar llevarla a la acción, tanto niños como adultos.

Referencias:

–          http://www.revistaelarbolrojo.net/cosita-linda/

–          http://es.wikipedia.org/wiki/Anthony_Browne

–          http://anthony-browne.wikispaces.com/Cosita+linda

–          http://www.quelibroleo.com/cosita-linda

–          http://www.kilibro.com/en/book/preview/39662/cosita-linda

Anthony Browne

                                             

Anthony Browne nació el 11 de septiembre de 1946 en Sheffield, Gran Bretaña. Desde pequeño desarrollo pasión por el dibujo y las ilustraciones. Cerca de los 6 años de edad dibujaba soldados en escenas de batalla (vaqueros contra indios, piratas contra piratas, etc.) con su hermano mayor.

A los 7 años de edad se traslada a vivir a Halifax, Yorkshire. Aquí estudia y se dedica de lleno al dibujo. Estudió diseño gráfico, trabajó como artista médico y luego de quince años trabajando en eso, comenzó a diseñar e ilustrar tarjetas de felicitaciones.

En 1976 desarrolló su primer libro-álbum, y desde entonces lleva más de 20 años ilustrando libros para niños, habiendo publicado más de 30 libros.

Anthony Browne ha recibido muchísimos premios gracias a su brillante e influyente trabajo en literatura infantil. Los principales premios son:

–          “Hans Christian Andersen” (único británico en haberlo adquirido)

–          “Emill/ Kurt Marschler Award”

–          “Children’s Laureate”

–          Medalla “Kate Greenaway” (2 veces)

–          “New York Times Illustrated Book”

–          “Boston Globe Award Honour Book”

–          “Dutch Silver Pencil”

Actualmente es considerado como uno de los escritores infantiles más influyentes y leídos y como uno de los creadores de los libros-álbum para niños. La trascendencia en sus obras ha logrado que éstas se traduzcan y adapten a más de 16 idiomas alrededor del mundo, siendo éstas las más conocidas:

–          “Gorila” (su primer gran éxito)

–          “Voces en el parque”

–          “Papá”

–          “Cosita linda”

–          “Los tres osos”

–          “Me gustan los libros”

–          “Willy el soñador” (y toda la serie “Willy”)

–          “Zoológico”

–          “El túnel”

Bibliografía:

– http://es.wikipedia.org/wiki/Anthony_Browne

– http://literatura.gretel.cat/sites/default/files/Anthony_Browne.pdf

– http://portal.educ.ar/noticias/entrevistas/anthony-browne-libros-album-un.php